CLN

Los Proyectos Integradores y su Capacidad Evaluativa

Un proyecto que integre varias materias nos permite evaluar a los alumnos bajo un esquema más apegado a la realidad laboral a la que se enfrentarán.

Uno de los primeros teóricos que aportaron luz a la corriente de la Educación Basada en Competencias fue el profesor e investigador de Harvard David McClelland quien en la década de los 70 señalaba que las credenciales académicas y los títulos no eran garantía del buen desempeño laboral de los trabajadores.

Algunos de los estudios de McClelland estuvieron muy enfocados a delimitar cómo se forjaba un buen directivo para una empresa y cuáles eran las competencias que éste debía poseer. Más adelante, Richard Boyatzis (quien orginalmente fue colaborador de McClelland) realizó una investigación sobre cuáles eran las habiliades que debía poseer un directivo y acuñó “la lista mágica” de las 21 competencias del directivo ideal.

Recuerdo todavía mi reflexión cuando leí la lista de Boyatzis. Me dije a mí mismo…

¿y cómo enseñó esto en el aula?

Y mi duda surgió porque entre las competencias de ese listado se encontraban términos como orientación hacia el logro, empatía, persuasión, valoración adecuada de uno mismo, autocontrol, autoconfianza, etc.

En serio, pensemos un momento, ¿cómo le enseño a un alumno, por ejemplo, a tener autocontrol? No basta con que le diga en una exposición tipo cátedra que un directivo debe poseer un gran autocontrol para tomar decisiones adecuadas.

¿Y cómo enseñar a que alguien tenga una valoración adecuada de sí mismo?

Creo que es claro que comentándolo en el aula no es suficiente.

Es en este contexto que los proyectos integradores se convierten en una excelente opción. Aclaro que no es la única estrategia para evaluar las competencias de los alumnos, pero sí es una muy efectiva.

¿En qué consiste?

En generar un proyecto que una o víncule materias. Por ejemplo, a los estudiantes de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación se les puede dejar como examen final un programa de televisión donde en la asignatura de TV se les evaluará la parte técnica de desarrollo de un noticiario, el contenido de un reportaje podrá surgir de una asignatura de Teoría de la Comunicación, los comerciales tendrán que ser reales y de empresas de la comunidad según los lineamientos de la clase de Publicidad, etc.

Junto con el equipo docente de la licenciatura que coordinaba llegué a generar proyectos integradores que juntaban hasta 6 materias. No todas las asignaturas del semestre se acoplan a un mega proyecto integrador, pero mientras más, mejor. Asimismo, el porcentaje que se le asigna de calificación a cada materia depende de lo que valía originalmente el examen final en esa asignatura. Además, cada profesor tiene una rúbrica (leer el artículo llamado La Evaluación por Competencias y el Uso de Rúbricas) que le permite ser lo más objetivo posible a la hora de calificar.

Pero lo más importante es que el proyecto que se genera permite a los estudiantes desarrollar competencias que normalmente en un contexto de exposición por parte del docente no pueden consolidar. El lograr el objetivo en cada una de las asignatura los lleva, por ejemplo, a desarrollar su orientación hacia el logro, la propia dinámica del proyecto los inclinan a ser (o intentar ser) competentes en sus técnicas de persuasión y hacer valer sus puntos de vista, así como a ser empáticos con la postura del otro, etc.

En sí, un proyecto integrador tiene muchas ventajas que nos permiten situar a los estudiantes en contextos muchos más reales a su actividad profesional y a evaluar no sólo los contenidos temáticos de las asignaturas, sino todas esas competencias que podrán marcar una diferencia en su desmpeño laboral.

¡Intenta generar proyectos integradores con tus compañeros docentes y verás la diferencia en el desmpeño de tus estudiantes!

05/11/2014

0 Respuestas en Los Proyectos Integradores y su Capacidad Evaluativa"