CLN

Hay que Mantener el Interés de los Alumnos

Para mantener el interés de nuestros alumnos no es necesario contar con los herramientas tecnológicas más actualizadas en nuestras aulas.

Recientemente, en otras de mis colaboraciones en este espacio llamada Cómo Establecer un Vínculo con los Alumnos, comentaba que he tenido un sinnúmero de oportunidades para estar en contacto directo con cientos de escuelas de todos los niveles educativos.

Y es gracias a esa oportunidad que he podido toparme con escuelas que usan la tecnología más sofisticada para la impartición de clases, así como con las instituciones educativas más humildes cuyos maestros no tienen mayor recurso que un pizarrón y un gis.

Sin embargo, en ambos tipos de escuelas he visto alumnos interesados en sus clases y alumnos aburridos. Me he topado con estudiantes que no pueden ocultar su hastío ante la presentación con un iPad y la proyección en un pantalla gigante, así como aquellos que se duermen al copiar lo que su maestro escribe en el pizarrón.

Por lo tanto, si la tecnología no es el elemento que puede definir que los estudiantes se mantengan atentos a una clase, entonces ¿cuál es? La respuesta por raro que parezca la encontré en el mundo de las ventas.

Uno de mis socios en la consultoría que tengo tiene una frase que es para él una máxima. Un paradigma inamovible que vive con toda intensidad. Me refiero a la contundente oración “People buy People”. A pesar de su origen anglosajón la frase en sí misma tiene una gran verdad en nuestro contexto latino: la gente se “engancha y compra” a aquellos con los que hace “clic”.

Si nos referimos a la escencia de esa máxima de ventas, podemos ver que su aplicación a la relación maestro-alumno es muy valiosa. Si un maestro sabe “vender” a sus estudiantes su pasión por el tema, si por “sus poros” emana su amor por su asignatura y si sabe generar esa empatía hacia sus estudiantes, en definitiva ya tiene gran parte del camino andado.

No es necesario que las clases se proyecten o se expongan a viva voz. Ese no es el tema. El punto es poder lograr que los estudiantes “compren” al maestro. Que “compren” su forma de ser, su dedicación y , sobre todo, su amor por los estudiantes.

Analiza lo que acabas de leer y preguntate a ti mismo si tus estudiantes te “compran” lo que haces.

¿Has llegado a tal punto en tu labor que ellos han aceptado lo que representas y “vendes”?

Si no es así, todavía tienes trabajo por hacer.

Pero, anímate. Recuerda que la docencia es un camino interminable y si no entendías el por qué tus alumnos no eran muy participativos en clase, quizá aquí tengas una pista de sus razones.

¿Estás listo para que tus estudiantes “compren” lo que eres?

31/10/2014

0 Respuestas en Hay que Mantener el Interés de los Alumnos"