CLN

Contrata tomando en cuenta la inteligencia emocional de las personas

La inteligencia emocional es uno de los elementos más importantes para contratar a nuevo personal

Como hemos visto en colaboraciones anteriores de este blog, la concepción de la inteligencia humana ha pasado por varias etapas. El considerar a alguien “inteligente” depende, en gran medida, de la teoría en la cual uno base su perspectiva de lo que es la inteligencia. Hasta el momento, hemos analizado la concepción tradicional del coeficiente intelectual (IQ), pero existen otras teorías más amplias con respecto a este tema.

Thorndike (1920) fue el primero en utilizar un término similar al de inteligencia emocional al referirse a la inteligencia social como la habilidad de comprender y motivar a otras personas. Sin embargo, se le atribuye a Payne (1986) haber citado por primera vez el término en su tesis doctoral: Un estudio de las emociones: El desarrollo de la inteligencia emocional. Sin embargo, si queremos precisión sobre quién acuñó el término, podemos ver que éste ya había sido utilizado antes en textos de Leuner que datan de 1966. Greenspan también presentó en 1989 un modelo de Inteligencia Emocional, seguido por Salovey y Mayer en 1990 (Goleman, 1995).

Quisimos iniciar esta explicación del origen del término dado que normalmente se le atribuye a Daniel Goleman el haber “creado” el concepto de Inteligencia Emocional. Sin embargo, es innegable que este psicólogo norteamericano fue el que popularizó el término por medio de su best-seller “La Inteligencia Emocional” de 1995, el cual cabe señalar estaba sustentado en muchas investigaciones previas de corte científico por lo que el mismo autor no se atribuye el haber desarrollado esta teoría. Más bien, él fue el que la llevó al alcance de la gran masa, pues el concepto ya se discutía años atrás en los círculos de especialistas.

La definición de Mayer & Salovey (1997) sobre la Inteligencia Emocional es: la habilidad de las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada y precisa, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos de manera adecuada y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo o el de los demás. Por lo tanto, podemos ver que esta “nueva” concepción viene a ubicar un elemento más en juego para delimitar qué tan inteligente es una persona. Es decir, no sólo basta con tener unas capacidades lógico-matemáticas y lingüísticas muy desarrolladas (como se delimita en el IQ); sino que también es indispensable saber manejar los sentimientos propios y los de los demás.

Esta visión complementaria ha dado luz sobre muchos de los casos de personas con IQ altos que no tienen éxito en su desarrollo profesional o los casos inversos de individuos con coeficientes intelectuales no destacados, pero que triunfan en sus trabajos o empresas. Obviamente, lo idóneo dentro de esta perspectiva sería el contar como los dos “tipos” de inteligencias, pero queda claro que en la balanza parecería tener más importancia la IE.

El concepto de la IE vino a transformar muchas de las concepciones que se tenían sobre la inteligencia humana. Sin embargo, doce años antes de la popularización de esta visión por parte del Dr. Goleman, otro científico social, el Dr. Howard Gardner, psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard, ya había dado a conocer otra perspectiva sobre la inteligencia que, en un inicio, no tuvo tanta resonancia y no traspasó la barrera de los círculos de especialistas. Nos referimos a la Teoría de las Inteligencias Múltiples, quizá la perspectiva que más se adapta a las necesidades de la Sociedad del Conocimiento, la cual abordaremos en la siguiente colaboración… pero por el momento, ¿estás listo para ir haciendo a un lado tus pruebas psicométricas tradicionales que sólo miden el IQ?

Goleman, D. (1995). Emotional intelligence. New York: Bantam Books

Mayer, J. D., & Salovey, P. (1997). What is emotional intelligence? En P. Salovey & D. Sluyter (Eds.), Emotional Development and Emotional Intelligence: Implications for Educators (pp. 3-31). New York: Basic Books.

0 Respuestas en Contrata tomando en cuenta la inteligencia emocional de las personas"